18 de abril de 2019

Ingersoll Rand demuestra cómo lograr un pequeño cambio, tal como usar bolsas de compras de tela o regular los termostatos, puede producir un gran impacto en el medioambiente

En este Día de la Tierra, Ingersoll Rand y sus 49 000 empleados realizan cambios para lograr un mundo más saludable y sustentable, y animan a otros a que hagan lo mismo. En todas partes del mundo, los equipos ecológicos lideran los esfuerzos no dañinos para el medioambiente a fin de reducir los insumos de oficina, eliminar los plásticos de un único uso (popotes y utensilios), reducir o eliminar las propagandas por correo, quitar botes de basura de escritorios para que inciten a utilizar menor cantidad de papel y emplear pilas recargables. 

“En Ingersoll Rand, contamos con una cultura arraigada a las prácticas sustentables y de reducción del impacto ambiental en nuestras operaciones, productos y servicios; y comprometemos a la gente y las comunidades”, indicó Paul Camuti, vicepresidente sénior de innovación y director general de tecnología en Ingersoll Rand. “Todos los días se consideran el Día de la Tierra aquí, pero que este día se celebre a nivel mundial nos brinda un gran momento para renovar nuestros compromisos personales y pensar en mayor profundidad acerca de las acciones diarias”.

Mediante una campaña llamada Pequeños cambios que generan un gran impacto, los empleados también asumen compromisos personales con el objetivo de mejorar su propio impacto ambiental con acciones como usar sus botellas de agua propias para mantenerse hidratados, llevar sus bolsas de compras de tela o sintéticas reutilizables, usar agua fría para lavar la ropa y apagar luces o dispositivos electrónicos cuando no son necesarios a los fines de conservar energía y electricidad.

“La gente se me acerca para expresarme su deseo de marcar una diferencia positiva en el medioambiente, pero desconocen por dónde comenzar. Me gusta animarlos a que realizar pequeñas acciones, y comprometerse realmente vale la pena. Cuando nos movilizamos unidos, el impacto puede ser enorme”, indicó Paul.

A modo de ejemplo, si los 49 000 empleados de Ingersoll Rand se comprometen a utilizar bolsas de compras de tela o sintéticas reutilizables, ello podría eliminar casi 12,7 millones de bolsas plásticas que se desechan en los depósitos de basura. Esto equivale a ahorrar 146 000 kilómetros de gasolina. 

O si todos los empleados programaran sus termostatos en el hogar de modo que se limite el uso de aire acondicionado o calefacción cuando nadie se encuentra allí, se puede generar un 15 % menos de consumo energético con ese sistema de climatización. Esto equivaldría a prevenir que se quemen aproximadamente 1083 toneladas de carbón.

Para demostrar aún más cómo los pequeños cambios pueden tener un gran impacto, Ingersoll Rand se está asociando con SolarBuddy para donar y ayudar a armar 3000 luces que se distribuirán a los niños de las regiones con pobreza energética a lo largo del año. SolarBuddy provee una luz solar segura, confiable, eficaz e innovadora a los niños que no tienen acceso a la electricidad para que utilicen luego de que anochece. Las luces están diseñadas específicamente para uso por parte de los niños, son fáciles de utilizar, transportar y cargar en sus mochilas cuando se dirigen a la escuela o regresan de ella, a menudo hasta 10 kilómetros.

“Asociarse con SolarBuddy y brindarles a los niños acceso a la luz también colaborará para que continúen estudiando una vez que el sol se haya ocultado”, expresó Paul. “Este es otro ejemplo de cómo una pequeña acción, como armar luces solares, puede provocar un tremendo impacto, que —finalmente— ayudaría a los niños a sentirse más seguros y alcanzar mejor su máximo potencial, dado que mejorarían su capacidad de aprender y de rendir lo más posible en sus estudios”.

Las luces se enviarán a Tanzania, República Dominicana, India y Sudáfrica.

Compromiso Climático de Ingersoll Rand

En 2014, Ingersoll Rand realizó un Compromiso Climático con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus productos y operaciones hacia 2020. El Compromiso Climático de Ingersoll Rand  tiene por fin:

  • reducir el impacto de gases de efecto invernadero refrigerantes en un 50 por ciento hacia 2020 e incorporar alternativas de menor potencial de calentamiento atmosférico en toda su cartera hacia 2030;
  • invertir $500 millones de dólares en investigaciones relacionadas con productos en los próximos cinco años a fin de financiar la reducción de emisiones de gases de efecto invernaderos a largo plazo; y
  • reducir las emisiones de gases de efecto invernaderos relacionadas con operaciones de la empresa en un 35 por ciento hacia 2020, un objetivo que la empresa alcanzó dos años antes de lo previsto.

Desde entonces, hemos podido:

  • evitar 21 millones de toneladas métricas de las emisiones de dióxido de carbono de nuestros clientes, los cuales equivalen a desmantelar 3,7 centrales de carbón;
  • reducir nuestras propias emisiones operativas en un 45 por ciento, las cuales alcanzaron el Compromiso Climático para operaciones con dos años de anticipación; y
  • disminuir la intensidad energética en un 22 por ciento.

 

careers

Oportunidades laborales

Descubra qué significa trabajar para una de las empresas industriales más innovadoras y diversificadas del mundo, donde el progreso comienza por uno.

strengths

Fortalezas

Ingersoll Rand es una empresa internacional diversificada en la que el personal, los productos, los sistemas y los servicios trabajan en conjunto para inspirar el progreso de los clientes.