Medio Ambiente, Salud y Seguridad

Al eliminar las lesiones y mejorar el bienestar de nuestros empleados Ingersoll Rand es más competitivo ya que aumenta la productividad, mejora la participación del empleado, mejora la retención y reduce los costos de atención sanitaria. Crear una cultura de informe abierto y mantener una filosofía centrada en la seguridad con cero incidentes es una prioridad principal para todos nosotros.

Alcance y gobierno funcional

Nuestra estrategia de reducción de lesiones se centra en tres elementos: mejoras ergonómicas; reconocer, informar y corregir las conductas en riesgo; y reconocer, informar y corregir condiciones no seguras. Al crear trabajo y capacitación estándar se les proporciona a los empleados las herramientas y el conocimiento que necesitan para realizar su trabajo de manera segura y sin lesiones.

Difundimos públicamente nuestra Política de Medio Ambiente, Salud y Seguridad (EHS) por primera vez en 2015. Michael Lamach, Chairman & CEO, firmó la política y el compromiso y la responsabilidad de EHS comienza con él. Nuestro grupo de EHS corporativo crea trabajo estándar mediante nuestro sistema operativo de negocio, capacitación y formación, que ayuda a nuestros gerentes e instalaciones comerciales en la ejecución de soluciones EHS que abordan sus necesidades específicas. Los comités de EHS se reúnen con regularidad para crear trabajo estándar para la organización del servicio. Keith Sultana, vicepresidente sénior de Global Integrated Supply Chain, brinda sus servicios como patrocinador ejecutivo de los programas EHS en todas las operaciones de Ingersoll Rand.

Gestión de Salud y Seguridad Ambiental

Todas nuestras instalaciones y organizaciones de servicio están implementando y desarrollando nuestros sistemas de gestión de salud y seguridad ambiental (EHS) o sistemas operativos de negocios (BOS). La participación de los empleados y los comités de EHS son críticos para lograr programas y mejoras de EHS efectivos. La participación directa de los empleados se utiliza en la planificación estratégica, evaluando el estado de rendimiento, y como medio para garantizar la participación continua de los líderes, expertos en la materia y asociados de producción. Estos comités generalmente se reúnen al menos una vez al mes.

En 2014, cambiamos nuestro sistema de gestión de datos EHS basado en la web por Gensuite. El sistema automatizado de Gensuite proporcionó una solución empresarial que mejoró la precisión y la visibilidad de datos, a la vez que también proporcionó un rastreo móvil y mejoró de manera significativa nuestras capacidades de generación de informes y recopilación de datos.

Gensuite actualmente admite cerca de 3000 usuarios registrados en la empresa. El personal de EHS utiliza los resultados de Gensuite para proporcionar informes mensuales sobre el progreso de EHS al equipo de liderazgo ejecutivo. En un ciclo autosustentable, las perspectivas de estos informes conducen a iniciativas de capacitación y programación que impulsan la mejora continua de nuestro rendimiento de EHS.

Nuestros sistemas de gestión de EHS se centran en monitorizar y mejorar el rendimiento de las siguientes áreas, entre otras:

  • Prevención de la Contaminación, Gestión Ambiental y Permisos Integrados
  • Gestión de Emisión de Aire
  • Gestión de Suministro de Agua, incluido un Sistema de Gestión de Calidad de Agua Única
  • Gestión de Sustancias Peligrosas
  • Gestión de Salud y Seguridad General
  • Equipo de Protección Personal
  • Gestión de Descarga de Aguas Residuales
  • Gestión de Desechos
  • Sustancias Peligrosas
  • Peligros Físicos
  • Peligros Mecánicos
  • Protección Contra Incendios

Nuestro grupo de EHS corporativo monitorea regularmente el rendimiento a nivel de las instalaciones de estas áreas en comparación con los estándares globales de EHS y los requisitos reglamentarios aplicables. Utilizamos una combinación de asesores externos y personal de EHS para organizar auditorías independientes para cada local de Ingersoll Rand al menos una vez cada tres años. También llevamos a cabo autoevaluaciones anuales luego de un protocolo estándar para identificar oportunidades para mejorar el rendimiento de EHS. Todo el personal directamente relacionado con las actividades de Servicios y Centro Global de Sistemas de Información (GISC, por sus siglas en inglés) recibe capacitación EHS anual. El personal indirecto y de la empresa recibe capacitación EHS luego de la contratación inicial y posteriormente de manera periódica según el riesgo y las exposiciones individuales.

Nuestra base para registrar e informar accidentes es la Organización de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) de EE. UU., reglamentación 29CFR1904. Este estándar se aplica a los sitios de Ingersoll Rand en forma global. Además, los sitios deberán cumplir con las reglamentaciones locales cuando sean más estrictas que el estándar de OSHA de EE. UU. Nuestros datos de EHS se aseguran de manera anual mediante terceros. Los resultados de nuestra seguridad de 2018 se pueden encontrar aquí.

Los empleados se pueden involucrar en los programas de salud y seguridad de varias maneras. Los problemas de salud globales se abordan mediante múltiples mecanismos. Estos problemas incluyen, entre otros, destinos de viaje de alto riesgo, planificación de emergencia de crisis global, prácticas para los servicios médicos de emergencia y programas de salud de la empresa. Se planificó una capacitación de conciencia adicional para el personal de servicio que trabaja en las instalaciones de atención médica sanitaria.

Durante las adquisiciones, Ingersoll Rand ejecuta un proceso formal de diligencia que incluye consideraciones de EHS. Se implementan programas formales de gestión de cambio para nuevas operaciones o para la introducción de productos nuevos o rediseñados. Las evaluaciones de riesgos de EHS se implementan en múltiples niveles, incluido antes de la tarea, antes del proyecto, dentro de la gestión de cambio y cuando se evalúan los riesgos generales de la empresa. Ingersoll Rand no suscribe al Artículo 15 de los Principios de Río, y por lo tanto, actualmente no aborda el principio de cautela.

Energía y Clima

Ingersoll Rand se centra estratégicamente en ayudar a solucionar algunos de los desafíos más apremiantes del mundo, entre ellos la demanda no sostenible de recursos energéticos y su impacto sobre las emisiones de gases del efecto invernadero (GHG). Buscamos objetivos ambientales desafiantes relacionados con los productos que les proporcionamos a nuestros clientes y con el modo en que manejamos nuestro negocio.

En complementación de nuestras iniciativas de sostenibilidad relacionadas con el producto se encuentran ciertas acciones diseñadas para reducir el impacto ambiental de nuestras propias operaciones y políticas comerciales, procesos y prácticas. Nuestro objetivo de rendimiento para estas iniciativas es un 35 % de reducción en las emisiones de GHG de los edificios de oficinas, la fabricación y la flota de vehículos de Ingersoll Rand para 2020.

Para lograr este objetivo de reducción de emisiones, estamos readaptando nuestras instalaciones con nuevos equipos eficientes tanto enérgica como operativamente. Para mejorar la eficiencia de combustible de la flota, ponemos a disposición opciones de vehículos que aumentan significativamente nuestra economía de combustible y reducen las emisiones. Estamos diseñando lugares de trabajo móviles más pequeños y eficientes y estamos introduciendo vehículos con combustibles alternativos con mejor ahorro de combustible y menores emisiones. Además, estamos reduciendo el uso de agentes espumantes con alto potencial de calentamiento global en nuestras operaciones.

En 2015, establecimos objetivos de EHS anuales relacionadas con nuestras operaciones. Los objetivos significativos, entre otros, fueron:

  • La reducción absoluta del consumo de energía del 1 %.
  • Lograr todos los objetivos relacionados con la planificación de reducción de GHG de nuestras operaciones.
  • La reducción absoluta del consumo de agua de las áreas con escasez de agua del 2 %.
  • Nuestros objetivos anuales de EHS se restablecen cada año y se suceden a las funciones de gestión de EHS y operativo del negocio. Los objetivos abordan todas nuestras operaciones en más de 60 países, desde la fabricación hasta los edificios de oficinas y la flota.

Más allá de manejar e informar de cerca el consumo de energía y las emisiones de GHG relacionadas con las operaciones de nuestro negocio, también monitoreamos y divulgamos nuestro rendimiento en relación con métricas ambientales como consumo de agua, recursos naturales y gestión de desechos y reciclaje. Además, trabajamos con nuestros proveedores para reducir su impacto ambiental y mejorar así la sostenibilidad tanto de las cadenas de suministros como de las de valor.

Creemos que hacer un uso responsable de los recursos limitados de la Tierra y reducir nuestras emisiones de GHG es integral para lograr la excelencia operativa. Para trasladar esta creencia a la acción, seguimos progresando en 2015 con la reducción de la huella ambiental de nuestras instalaciones globales. Como ejemplo, redujimos el uso total de energía, normalizado por ingreso neto, en aproximadamente un 5 % en los últimos dos años. Redujimos nuestras emisiones absolutas en 10 % en los últimos dos años, o 75.000 toneladas métricas de emisiones de CO2 durante el mismo período de dos años.

Plan de Acción de Cambio Climático

Hemos establecido objetivos osados para reducir el impacto ambiental de nuestros productos y operaciones globales. Alcanzarlas requerirá una cooperación tanto interna como externa. Nuestros equipos de gestión de productos e ingeniería desarrollarán y comercializarán nuevos productos adaptados a cada región del mundo. Nuestros equipos de ventas y marketing comunicarán el valor de los diseños ambientalmente responsables. Nuestros equipos de cadena de suministros garantizarán alternativas a los refrigerantes existentes, ofreciéndoles a los usuarios finales la opción de cuándo y cómo eliminar gradualmente los productos con alto potencial de calentamiento global.

En nuestros esfuerzos por acelerar las reducciones de gases del efecto invernadero (GHG) en toda la industria, planeamos gastar $ 500 millones (USD) en investigación y desarrollo para 2020 a fin de seguir desarrollando tecnologías seguras y eficientes que reducen las emisiones de GHG. Todos los negocios, marcas y funciones de Ingersoll Rand se comprometen a implementar nuestro plan de acción de cambio climático, impulsado por números cada vez mayores de equipos internos interfuncionales.

Sin embargo, reconocemos que el cambio climático es un desafío global y que ninguna empresa o institución tiene todas las respuestas. Actuaremos como un convocador para ayudar a identificar una hoja de ruta con potencial de calentamiento global más bajo para áreas sin otras opciones viables, particularmente áreas con altas temperaturas ambientales. Esto incluye trabajar con universidades para desarrollar y probar tecnologías alternativas a fin de abordar problemas como las propiedades de transferencia del calor y el rendimiento general. También trabajaremos con propietarios de edificios y clientes industriales y de transporte para comprender mejor sus necesidades y acelerar el desarrollo de soluciones de sostenibilidad de próxima generación.

Fechas y objetivos clave

2015 - 2016

  • Lanzar al menos cinco productos que incorporen alternativas de potencial calentamiento global más bajo antes que los requerimientos reglamentarios.
  • Establecer nuevas marcas y marketing para impulsar la demanda de productos responsables con el clima.
  • Convocar a los accionistas para analizar las necesidades de tecnología de refrigerante en torno a soluciones de HVAC de alta temperatura ambiente.
  • Invertir $ 200 millones (USD) en investigación y desarrollo para identificar soluciones globales.
  • Establecer estándares más estrictos para ahorrar más combustible en la flota.
  • Aumentar la formación y la participación del empleado para reducir el consumo de energía.

2017 – 2019

  • Lanzar al menos siete productos adicionales que incorporen alternativas de potencial de calentamiento global más bajos antes de los requisitos de reglamentación.
  • Mejorar los procesos de desarrollo de producto y diseño para impulsar una menor carga de refrigerante y fugas.
  • Invertir $ 300 millones (USD) en investigación y desarrollo para identificar y demostrar soluciones globales.
  • Comenzar la transición de espumas con alto potencial de calentamiento global.
  • Mejorar los equipos de pruebas de fugas relacionadas con los refrigerantes.